jueves, 11 de agosto de 2016

Sergio Sullca "AL OESTE DE LA CIUDAD: PAMPAHUASI".


(Cusco, 06 de agosto de 2016).


Desde hace algunas décadas, el número de habitantes y vehículos motorizados en la ciudad de Cusco fue creciendo sostenidamente. El Centro Histórico, las principales avenidas como La Cultura y El Sol muestran cuadros realmente estresantes entre el tráfico vehicular y las personas que pugnan por llegar a sus centros de trabajo o viviendas, más en las denominadas “horas punta”. Este crecimiento ha generado naturalmente la necesidad de encontrar nuevos espacios públicos para “huir” del problema, especialmente los fines de semana. 

De a poco, algunos lugares en el sur de la ciudad, se fueron convirtiendo en alternativas para el descanso y el disfrute de algún plato regional. Es así que distritos cercanos como Saylla en la provincia de Cusco, Tipón y Oropeza en la provincia de Quispicanchis, se convirtieron en destinos habituales de los cusqueños. Saylla es famosa por sus chicharrones, Tipón por sus cuyes al horno y Oropeza por sus panes “chuta”. Hay también otros lugares, que conforme al ritmo de crecimiento de la población, se fueron abriendo un espacio como por ejemplo el distrito de Huarocondo al norte de la ciudad, en la provincia de Anta, que es famoso por sus lechones, mientras que al este se encuentra el Valle Sagrados de los Incas con una enorme variedad de servicios turísticos y por supuesto gastronómicos.

Sin embargo, no son suficientes para la creciente demanda de estos servicios. Es por eso que al oeste de la ciudad, se abre una nueva posibilidad. La Comunidad Campesina de Chocco que se encuentra en el distrito de Santiago, entre las provincias de Cusco y Paruro, se proyecta como una nueva opción para el descanso. 

Su nombre original es el Ayllu de Choccobamba y como suelen decir los comuneros, su título de propiedad data del 23 de septiembre de 1555, fue expedido por el Rey Don Fernando VII de España e inscrito en los registro Públicos de Cusco como consecuencia de la Reforma Agraria. Los terrenos de la Comunidad colindan con la misma ciudad de Cusco y en los cerros de su propiedad, Araway y Vitamayoc (uno al lado del otro), el Ejército Peruano dibujó un escudo nacional y la célebre frase VIVA EL PERÚ, que - por su enorme tamaño - pueden verse desde la fortaleza de Sacsayhuamán.

Ambos cerros esconden una quebrada surcada por el río que lleva el nombre de la Comunidad y esa quebrada esconde una pampa cuyo nombre es Pampahuasi. Desde hace varios años, Chocco se ha propuesto convertir este lugar en un parque ecológico que sirva para la preservación del medio ambiente y el descanso de los cusqueños. Según cuenta el presidente de la Comunidad, Mariano Purificación Huamán, expusieron sus planes ante varias instituciones y personalidades, y de ellas quien entendió su propuesta fue el alcalde de la Municipalidad Provincial de Cusco Carlos Moscoso a quien pudieron convencer de hacer suyo el proyecto. 

Convencidos que la idea es buena y lo mejor, viable; el pasado 11 de junio de 2016 suscribieron el “Convenio Interinstitucional Entre la Municipalidad Provincial de Cusco y la Comunidad Campesina de Chocco Para la Generación de Espacios Verdes y Ecológicamente Sostenibles” En el convenio resalta la decisión de la Comunidad de convertirse en una “Comunidad Ecológica” y su decisión de “sustituir paulatinamente” los árboles de eucalipto, que son conocidos consumidores de agua, con especies nativas que son - por el contrario - generadoras de fuentes de agua. La Municipalidad por su parte, se comprometió a elaborar el expediente técnico y el diseño del parque que incluye una pequeña laguna aprovechando el cauce natural del río; y el asfaltado del tramo de carretera entre los sectores de Kuichiro y Chocco para conectar la ciudad de Cusco a la Comunidad, mejorando la transitabilidad vehicular y peatonal de los futuros visitantes.



Como dice el Secretario de Actas Mario Secca, la junta directiva no se conformó y aprovechando sus fortalezas lograron convencer a los Boy scauts Perú con sede en la región Cusco para que realicen su próximo encuentro mundial de jóvenes scauts en el mismo sector de Pampahuasi; esto en agosto de 2018. Por esta razón Boy scauts y Comunidad suscribieron otro convenio, también el 11 de junio de 2016, para adecuar este espacio que albergará a tres mil jóvenes aproximadamente que vendrán de distintas partes del mundo. El evento sin duda pondrá en vitrina a la Comunidad y servirá para promover sus nuevos servicios ambientales, turísticos y gastronómicos.



De este modo, Además de Oropesa, Tipón, Saylla, Huarocondo, Valle sagrado de los Incas, entre otros, la Comunidad Campesina de Chocco y su corazón Pampahuasi, se proyectan como un próximo destino de descanso y para el caso, están pensando también en cuál será su plato bandera: “la merienda” puede ser, dicen; un combinado de cuye al horno, ají de lisas y soltero de habas, puede atraer a los futuros comensales. 

¿Todo esto es sólo un sueño?, ¿podrá la Comunidad sustituir los eucaliptos por árboles nativos?, ¿se asfaltará ese tramo de carretera prontamente?, solo el tiempo lo dirá. Por la salud de los cusqueños y visitantes, este proyecto debe hacerse realidad lo más pronto posible y ojalá el lector pueda disfrutarlo en los próximos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario