sábado, 30 de junio de 2012

ESPINAR: EL ENCUENTRO DE DOS CONFLICTOS

Los Rodríguez Banda, el grupo Gloria, AUTODEMA y el Gobierno Regional de Arequipa están presionando para que la PCM ordene que los Términos de Referencia (TDR) presentados por Juan Manuel Guillén sean los que se utilicen para la elaboración del Estudio de Balance Hídrico Integral en la cuenca del río Apurímac.

Cusco tuvo que presentar su propuesta de TDRs también pero no pudo hacerlo. Se dieron 75 días a partir del 11 de abril del presente año para que ambos gobiernos regionales los presenten, pero ocurre que dentro de la metodología planteada por el equipo de especialistas del Gobierno Regional de Cusco, estos TDRs tenían que ser discutidos y validados en Espinar con las comunidades campesinas que se encuentran en la cuenca del río Apurímac pero esta fase no pudo concluirse, ¿por qué?, porque Ollanta impuso el Estado de Emergencia a partir del día 30 de mayo en Espinar a raíz de la violencia generada por Xstrata Tintaya.


En los años que tiene el conflicto Majes Siguas II, se dijo con insistencia que la participación y la consulta a los directamente afectados por este proyecto era un elemento principal, por eso mismo era (y es) imprescindible que las comunidades campesinas afectadas conozcan los TDRs elaborados por los especialistas y por esa razón se programó un conjunto de actividades para socializarlos en Espinar pero nadie calculó que se diera el Estado de Excepción en el conflicto de la contaminación minera y que éste se prolongara más allá del 26 de junio fecha en la cual se cumplieron los 75 días. Valga la redundancia ¿cómo podría realizarse la socialización de los TDRs en Espinar durante el Estado de Emergencia si ciertos derechos constitucionales como la libertad de reunión están suspendidos?


Esta es la razón por la cual, los TDRs de Cusco, por más que estén muy bien hechos por los técnicos, no pudieran concluirse. Metodológicamente, necesitan la aprobación de Espinar. El Director del Plan MERISS, Efraín Silva Canal, fue enfático en decirlo y el Presidente Regional de Cusco le remitió a la PCM un oficio solicitando la ampliación de los plazos, lo hizo el 13 de junio y lo reiteró el 15 de junio, no tiene una respuesta hasta la fecha.


En momentos de zozobra, con dirigentes perseguidos y el alcalde encerrado, Espinar quedó acéfalo a principios de junio lo cual fue bien venido por el Gobierno Regional de Arequipa que aprovechó el tiempo del conflicto minero para presentar sus TDRs y exigirle al Presidente de la PCM que ordene el inicio del Estudio de Balance Hídrico Integral sin la propuesta cusqueña.


Éste es el correlato de los dos conflictos paralelos que envuelven a la provincia de Espinar y que finalmente se encontraron - como no podía ser de otro modo - dramáticamente. Los protagonistas en ambas historias son los mismos. Son líderes sociales que cuestionan el proyecto Majes Siguas y denuncian la contaminación ambiental de Xstrata, no porque sean enemigos del desarrollo, sino porque tanto Majes como Antapaccay ponen en riesgo las cabeceras de los ríos Apurímac, Ccañipía y Salado que alimentan la provincia.


Decirle al Presidente de la PCM o al Presidente del Gobierno Regional de Arequipa que tengan un poquito de consideración resultaría ingenuo, mejor es recurrir a la historia y recordar que este conflicto empezó, básicamente porque los directamente afectados fueron ninguneados y lo que se reclamó en múltiples oportunidades era precisamente la participación. El oficio que remitió la Municipalidad Provincial de Espinar a la PCM el día 28 de junio lo resume literalmente así en uno de sus párrafos:


“Cabe señalar que como en otros casos, hemos venido reclamando una participación y diálogo inclusivo y democrático toda vez que necesitamos estar debidamente informados sobre las condiciones técnicas y otros aspectos en los que se llevará a cabo la ejecución del Nuevo Estudio de Balance Hídrico Integral dispuesto por el supremo Tribunal Constitucional en el expediente 1939-2011-AP, y particularmente conocer como participarán las comunidades involucradas en la elaboración de dicho proyecto”.


Si Valdés decide finalmente aprobar los TDRs del Gobierno Regional de Arequipa sin tomar en cuenta el Estado de Emergencia en la provincia, estará excluyendo una vez más a los directos afectados y con ello todo estaría volviendo al inicio de esta historia, a la exclusión de Espinar.


Ollanta anunció el pasado sábado 23 de junio que se levantaría el Estado de Excepción pero ese fue sólo un anuncio porque hasta la fecha no sale la resolución correspondiente, lo cual, además de significar qua la palabra del Presidente no vale nada, significa que la capacidad de la dirigencia para organizar un taller de validación de los TDRs sigue restringida a lo cual hay que agregar que su libertad pende de un hilo.


Siendo que la dirigencia y el Alcalde están políticamente “arrinconados” y sabiendo que la atención de Majes Siguas es urgente en estos momentos, es necesario el pronunciamiento de Cusco, ese Pueblo generoso que se solidarizó con Espinar en momentos de tragedia. La FDTC podría ser la instancia social para hacerlo o tal vez el Colegio de Abogados de Cusco, la FDDC, la FARTAC y tantos otros, respaldando los pedidos del Gobierno Regional de Cusco y la Municipalidad Provincial de Espinar: la reprogramación de los plazos para la realización de los TDRs de ese Estudio de Balance Hídrico Integral.
 
Sergio Sullca 28/06/12 http://sullcasurandino.blogspot.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario