martes, 22 de mayo de 2012

REPORTE ESPINAR (1)

El día 21 de mayo, la provincia de Espinar amaneció consternada por la noticia de un asalto ocurrido en el sector de Matarcocha en la frontera entre Cusco y Puno donde una banda de delincuentes asaltó a un grupo de comerciantes espinarenses que se dirigían a la provincia de Ayaviri, Puno. El saldo de este infame asalto fue un espinarense muerto y varios heridos. Cuando se propaló esta información la gente se preguntaba si éste hecho tenía algo que ver con la huelga que iniciaba Espinar contra Xstrata Tintaya en esta fecha. Todo indicaba que era un hecho aislado que nada tenía que ver con la huelga pero que captó toda la atención y la indignación de la provincia.

En la madrugada ocurrió un enfrentamiento en el denominado “terminal antiguo” de Espinar entre los trabajadores de la empresa que acataban el paro y los que no participaban de la medida de fuerza y querían tomar los buses para dirigirse al campamento minero. Al final, tuvo que intervenir la Policía para hacer que los buses partieran con la mitad de los trabajadores.

Esta fecha es importante en Espinar porque en 1990 ocurrió la primera protesta contra la empresa minera cuando todavía era de propiedad del Estado peruano. Se conmemora cada año y esta vez tuvo lugar una sencilla celebración donde se izó la bandera peruana a media asta en señal de duelo por el espinarense que había sido asesinado la noche anterior. Luego del izamiento hubo una concurrida movilización en la ciudad de Yauri que terminó en la garita de ingreso de la empresa Xstrata Tintaya.



El contingente policial que se vio en la Comunidad de Tintaya Marquiri a la entrada de la mina, era impresionante, no sólo se encontraban en la puerta de ingreso sino en todo el contorno del proyecto minero Tintaya. También había otro contingente similar en el proyecto minero Antapaccay. De acuerdo a varias versiones, serían dos mil los policías que en este momento custodian el campamento de Xstrata.

Ya en la garita rodeada por los policías y los manifestantes, Víctor Caballero, encargado de la oficina de conflictos de la PCM, se comunicó con el Alcalde de Espinar para enterarse de la situación y ver si podía haber algún visto de solución inmediata. Víctor Caballero es una especie de facilitador entre el gobierno central y la sociedad civil que reclama algún derecho pero sin ninguna capacidad de decisión.

Al término de este informe ningún representante del Ejecutivo con capacidad de decisión se comunicó con ningún dirigente de Espinar o el Alcalde y es difícil saber cómo evolucionará este conflicto.



Sergio Sullca 21/05/12

No hay comentarios:

Publicar un comentario