jueves, 1 de diciembre de 2011

POEMARIO: POR ESA MARGEN DERECHA

PRESENTACIÓN 

Lo que tengo que decir no es difícil. Lo que tengo que decir ya lo saben los amigos del autor y no me refiero a los que en algún momento han compartido muchas cosas para el anecdotario con él, sino también a aquellos que ya han leído su trabajo literario y también lo conocen, y son desde la poesía, realmente amigos. Yo quisiera ubicarme en la perspectiva del amigo, el compañero y el hermano para dar mi modesta opinión. No parto del cálculo frío y objetivo de las disciplinas de la crítica especializada. Es decir, que todo lo que diga aquí surge de la emotiva entraña de lo anti racional, de Ion sentimientos, que es lo que realmente nos convoca. 

“Por esa Margen Derecha" es un libro que nos ubica en una de las reservas de alegría más importantes del Cusco, en ese barrio llamado precisamente "Margen derecha". Desde allí el autor nos invita a conocer la vicisitudes y aventuras de un espíritu juvenil que mira al mundo desde allí, y que lo pintan con los colores de la Margen Derecha, un ambiente marcado ciertamente por el sufrimiento, la pobreza y la marginalidad pero que dentro de ello aflora el trabajo colectivo, el esfuerzo de un pueblo por salir adelante, la alegría la fiesta y la ironía, aquellas que aún nos mantienen vivos a pesar de quinientos años de oprobio. Esas características, esos perfiles de la Margen Derecha son también perfiles y características del lenguaje poético de Sullca. 

En la poesía de Sullca, las palabras se resisten a ser encasilladas, y aún moviéndose en una métrica clásica, las figuras y las imágenes encuentran desbocadamente el corazón de quien lee. El punto de partida de la creación del autor son los sentimientos, las vivencias, la alegría y el dolor, el punto de llegada, son nuestros sentimientos y vivencias. Sólo en ese "llegar" la poesía "es", se encuentra con su destino. Sullca y sus versos se entienden desde la rebeldía, no desde la erudición. El autor no quiere parecerse a los “grandes”, ni pertenecer a un novedoso movimiento literario, tampoco quiere quemar la tradición en la hoguera de “lo nuevo” o ideológicamente contestatario, este poemario es en sí mismo un alegato, una defensa (para usar términos que le gustan a Sullca) de la creación como la forma importante de realización humana, es una invitación a jugar con las palabras, lo lúdico y el humor se entremezclan con la urgencia del cambio social para regalamos por ejemplo, un “Tratado del Pero” arrancándonos una sonrisa desde la ironía, nos enternece las Inocentes palabras que inspira “Eloya” a un joven poeta enamorado desde el rincón de su pobreza material, o nos podemos confundir en el erotismo de una "mujer" fatal que entra en su habitación, humilla a su amante y lo deja en el piso, finalmente nos damos cuenta que esa femme fatale es la pobreza. 

El protagonista o sujeto literario que Sullca propone en su obra, está compuesto por una serie de elementos culturales de nuestro cotidiano popular, el provinciano, el "cholo", el bohemio, el marginal, pero también es el amante, el luchador social, el trabajador, el estudiante, el hijo, el padre, el militante. Es un sujeto imbricado en los procesos sociales cotidianos que sufre y se ríe. Este sujeto no es el protagonista ideal, ni el héroe - tampoco el anti héroe- es el célebre "don nadie” que somos todos y que algunos se resisten a aceptar. Es el que todos los días construye con sus manos y con sus sueños: La vida. 

Ese personaje creado por el autor se explica porque sabemos que Sullca no busca la forzada pose del intelectual, ni la rebeldía domestica del poeta maldito, es alguien más allá del cliche, él es un intento de revolucionar la poesía desde la tradición, difícil tarea y su contribución lo pone ya dentro de esta nueva generación de poetas que resistieron a los diez años de dictadura neoliberal y que ahora cosecha el aprecio de todos nosotros. 

Sin saberlo o sabiéndolo quizás, Sullca ha enganchado la política en la percha de la vida, la cuelga como algo que siempre está presente y se la pone cuando llueve la tristeza. En este poemario es bastante difícil identificar el sacrificio cotidiano, la alegría, la política y el amor, en sus versos aquellos sentimientos se entremezclan y tenemos, finalmente, un collage de nosotros mismos. 

Basta de preámbulos, lea de una vez este poemario y saque usted sus propias conclusiones. Pero antes de voltear estas páginas ¿introductorias? Tómese un antiácido, olvide por completo lo que hasta aquí ha leído, y sumérjase en el mundo de “Por esa Margen derecha”. 

JORGE MILLONES

No hay comentarios:

Publicar un comentario