domingo, 13 de noviembre de 2011

LA SENTENCIA QUE NO RESOLVÍA

                                  
 Y salió por fin la sentencia en el caso Majes Siguas II. El Tribunal Constitucional (TC), en su intención conciliadora, terminó moviendo las aguas una vez más en Cusco y Arequipa. Se trata de una sentencia incongruente, ambigua y excluyente.
Contiene 47 fundamentos y 6 párrafos en la parte resolutiva. Declara nula la resolución 197 de la Sala Vacacional de Cusco que suspendía indefinidamente del proyecto Majes Siguas II, ordena la realización de un Estudio de Balance Hídrico Integral (EBHI) con la participación de la PCM, el Gobierno Regional de Arequipa y el Gobierno Regional de Cusco, convalida el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) aprobado por la ANA, exhorta a las partes a acatar el fallo y finalmente pide una sanción para los magistrados del Poder Judicial que emitieron la resolución 197.
Los magistrados del TC quisieron darle al país una sentencia pacificadora y terminaron dándole una sentencia perturbadora. Se tomaron su tiempo para elegir el mejor momento puesto que ésta ya estaba preparada hace mucho tiempo como bien se afirmó a lo largo de varios artículos (http://sullcasurandino.blogspot.com), una prueba más de ello es que Juan Manuel Guillén, días antes, decía que un EBHI no detendría el proyecto Majes Siguas II. Se adelantaba así a la sentencia no porque tuviera un “altomisayoc” que le adivine el futuro sino porque ya la conocía.
La sentencia, tal cual, lejos de resolver el problema dio paso a interpretaciones jurídicas directamente antagónicas respecto de la construcción de la represa de Angostura. arequipeños interpretaron que como ya se había anulado la resolución 197, Majes empezaba su construcción por inercia y cusqueños interpretaron que como ordenaba la realización de un EBHI esto tendría que esperar, es decir, la represa de Angostura podría construirse mientras se desarrolle el EBHI… como no también. A este punto llegaron los magistrados del Tribunal.
Además de ambigua es incongruente porque en el fundamento 43 dice que se “amplíen determinadas evaluaciones” al EIA  pero en la parte resolutiva termina convalidándolo, sin ahondar en la argumentación de lo que realmente constituye el tema fondo: la disposición del agua para la vida en la cuenca alta del Río Apurímac. Y esto no debe pasar por agua tibia porque en las audiencias del 08 de junio y 06 de julio el Tribunal orientó el debate a los aspectos técnicos referentes al EIA y el EBHI. Al final, aquellos debates sólo fueron distractores porque terminaron centrándose en la cosa juzgada y la falta de motivación de las resoluciones, temas que si bien en términos procesales son importantes, no eran el fondo del asunto.
Esto es grave además porque el EBHI y el EIA son indesligables. No es concebible que se ordene realizar el EBHI convalidando el  EIA. Sólo por poner un ejemplo: ¿qué pasaría si el caudal que arroje el EBHI fuera distinto al señalado en el EIA?, ¿cómo se resolvería el problema si el EIA ya está aprobado?.  Así de drástico es en sus apreciaciones el Ing. Hidráulico Efraín Silva y no es para menos porque así, el mismo TC estaría poniendo al Perú ante  un imposible jurídico.
Y es excluyente porque, suponiendo que Cusco, Arequipa y la PCM acordaran la realización del EBHI, los directamente afectados, Espinar con sus 72 comunidades campesinas, no podrían definir plazos, condiciones ni financiamiento alguno en aquel estudio. Finalmente encarga a la ANA su realización, a la entidad ciertamente llamada por Ley pero deslegitimada absolutamente por su papel durante la gestión de García.
La sentencia es histórica más que por el debate jurídico, difícil de agotar en este momento, por las reacciones que originó su irresponsable emisión en el Sur peruano y el fondo político que la anima.
Llegó el martes 08 de noviembre al medio día justo cuando  en Espinar se realizaba una trascendental asamblea popular donde uno de los temas de agenda, precisamente, era Majes Siguas II.
La reacción del Gobierno Regional de Arequipa fue erróneamente triunfalista porque si bien la sentencia declaraba nula la resolución 197, no decía “hágase la represa de Angostura”. En su miopía, Ronald Arenas interpretaba que “Arequipa había ganado  el juicio y Cusco había perdido”, el Gobierno Regional de Arequipa direccionó una campaña mediática en ese sentido sin considerar que ello, lejos de allanar el camino para el diálogo al que (en apariencia) orientaba el TC, terminaba cerrando por enésima vez las puertas de un entendimiento. La historia se repetía.
La reacción en Cusco fue erróneamente de crisis porque si bien la sentencia ordenaba la realización del EBHI no decía “deténgase la represa de Angostura”. En medio de la confusión salieron voces a decir que se había perdido el juicio por un arreglo bajo la mesa; el Presidente Regional, Jorge Acurio, habría negociado el “sí” a Majes  a cambio del aeropuerto internacional de Chincheros y el hospital Lorena, una versión utilizada por los enemigos políticos de su gestión que así  le hacían el juego a la campaña mediática venida de Arequipa.
Hay que admitirlo, Juan Manuel Guillén, es el político con más calle en el Sur peruano y la campaña mediática que implementó fue para afirmarse él políticamente en su Región, bajarle la moral a cusqueños y espinarenses, romper la relación entre ellos, llevarlos al enfrentamiento como ocurrió con Gonzales y Chancayauri. Llevó el tema al campo mediático porque jurídicamente sabe que nada ha ganado Arequipa y nada ha perdido Cusco porque el Tribunal nada claro ha resuelto en la construcción de esa represa, tan es así que el mismo José Suárez Zanabria, Decano del Colegio de Abogados de Arequipa, tuvo que ponerle los paños fríos afirmando que es ilógico que el Tribunal ordene la realización de un EBHI cuando éste ya está hecho, no hay nada que celebrar.
En medio del júbilo de la sentencia y la nebulosa jurídica,  el Gobierno Regional de Arequipa dijo que está preparando la firma del contrato con la empresa que construiría la represa de Angostura sin saber o sin que le importe recibir una respuesta tan o más contundente que su campaña mediática, la del Pueblo K’ana y sus 72 comunidades campesinas que están dispuestas a luchar su consulta previa. “Estamos frente a un Estado parcializado” - dijo Nicanor Umiyauri, Presidente del Comité de Regantes del Cañón del Apurímac -  “no seamos ingenuos, para nosotros no hay derechos”. A Guillén no le importan las consecuencias de su estrategia, aprendió mucho el tiempo que fue amigo de García.
No se vaya a creer que Espinar es un Pueblo que no respeta la institucionalidad. Por lo dura que ha sido su historia, es un Pueblo que aprendió a quemar etapas, por eso Warner León, Abogado de la Municipalidad Provincial de Espinar, en coordinación con el Instituto de Defensa Legal, presentó un recurso de aclaración al Tribunal para que éste termine por desvanecer su ambigüedad, formulándole las siguientes preguntas:
1) ¿Se construye la represa de Angostura mientras se realiza el EBHI o una vez concluido éste?, ¿porqué Espinar no está considerado como actor para la realización del EBHI siendo el directo afectado por la construcción de aquella represa?, ¿cómo queda el derecho a la consulta de los Pueblos Originarios de Espinar dentro de esta sentencia, porqué ni se les menciona?.
La verdad es que Espinar nada extraordinario espera de la respuesta a ese recurso, la sentencia sólo puede ser aclarada, no modificada; se pide esta aclaración para agotar la vía interna y ahí quedó. Se abren las puertas de los fueros internacionales donde el caso Majes Siguas II ya está resuelto, demorará cierto, pero no importa que llegue la recomendación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos mientras se esté construyendo esa represa para que se paralice y quede como un monumento a la terquedad.
Así están las cosas y el lunes 14 de noviembre se realiza la Asamblea Multiorganizacional Ampliada para tomar decisiones en Yauri. Tal vez las próximas horas sean propicias para que el Presidente Humala explique por fin en qué consiste la bi-regionalidad.
Finaliza este artículo diciendo que al menos su autor no hará caso de la exhortación de la sentencia a “materializar lo ahí decidido” y se declara hincha de los magistrados que fallaron defendiendo los derechos del Pueblo de Espinar.
Espinar, 11/11/11

No hay comentarios:

Publicar un comentario