jueves, 15 de septiembre de 2011

ESPINAR: PERSEGUIDOS Y OLVIDADOS

Entre el 13 y 24 de septiembre del 2010, la pugna por las aguas del Apurímac entre Cusco y Arequipa se convirtió en un verdadero conflicto que tiñó de sangre el país. La historia la conocen bien los yaureños que fueron testigos pero no termina de reconstruirse en la Fiscalía Provincial de Espinar.

Hubo un paro que incluyó bloqueo de carreteras, movilizaciones, un número de detenidos entre otros sucesos de los cuales resalta la represión policial del quince de septiembre en la plaza de armas de Yauri.

La historia completa queda pendiente por ahora y el Perú tendrá que conocerla en algún momento. Hoy interesan las secuelas: Un número de denunciados: dirigentes del Frente Único de Defensa de los Intereses de Espinar (FUDIE), la Asociación de Barrios y Pueblos Jóvenes de Espinar (AUPE), La Federación Unificada de Campesinos de Espinar (FUCAE), el SUTEP Espinar, el Sindicato Único de Comerciantes del Mercado Central de Espinar (SUCME), estudiantes universitarios, en general los perseguidos. Y, un muerto, 17 heridos y torturados, de ellos 8 de gravedad, mujeres y varones, en general, los olvidados: 

1. LOS PERSEGUIDOS

Las denuncias e investigaciones en contra de los dirigentes, dieron lugar a las carpetas número 520-2010 y 055 – 2010 de la Fiscalía Provincial, en realidad son 12 carpetas y 46 denunciados por distintos hechos relacionados con Majes siguas II de acuerdo a las innumerables notificaciones que lograron clasificar dirigentes como Horacio Quispe Suclle y Nicanor Umiyauri Ninahuamán, pero el presente artículo sólo se referirá a las dos mencionadas por razones metodológicas. 

Para el caso de la investigación 520, cinco policías de Seguridad del Estado trabajaron intensamente el mes de febrero complementando el trabajo del Sr. Fiscal Adjunto, Alexander Retamozo Borda. Lo curioso es que en este tiempo no se supo quién dirigió la investigación y bajo qué criterios se realizó porque -sea por eficiencia o por la presión que hay sobre ellos- terminaron desnaturalizándola. A continuación algunos pasajes donde policías y Fiscal confunden sus roles y vuelven al modelo inquisitivo del antiguo Código Procesal Penal: 

El 15 de febrero en la oficina del Dr. Retamozo, el Presidente del Comité de Lucha de Espinar, Néstor Cuti Huallpa empezó a ser interrogado por un efectivo policial que no se identificó en ausencia del Fiscal. Por la irregularidad y la contundencia de Néstor, la diligencia se suspendió. Consta en la carpeta. 

El Prof. Rogers Aragón Gonza, dirigente del SUTEP Espinar, denunció en su declaración de fecha 17 de febrero, que mientras él estaba ausente, otro de los efectivos fue a su casa a notificarlo y amenazó a su hija menor de dieciséis años textualmente así: si no recibes la notificación será peor para tu padre. La misma grosería se repitió con los menores hijos de Delfor Condori Incacayo, Presidente de la AUPE. Ambas declaraciones constan en la carpeta.

Y el colmo llegó el día 25 cuando se visualizaron los videos en poder de la Policía manteniendo parados a trece jóvenes, aproximadamente entre las diez de la mañana y diez de la noche, pudiendo descansar sólo media hora, lo que originó un natural cansancio al punto que uno de ellos se desmayó. Consta en la carpeta. Además, tendenciosamente el efectivo policial presente, que no se identificó y también en ausencia del Fiscal, quiso hacer constar que en uno de los videos se veía una mecha de dinamita lo que no prosperó felizmente por la intervención del veterano dirigente Arturo Ccorahua Salcedo y de Delfor Condori quienes se negaron a firmar luego de la visualización, si ese engaño quedaba en la carpeta. Ambos pueden dar su testimonio.

Hay que agregar además, la estrechez de los días y los horarios con que se ordenaron las diligencias en el mes de febrero. ¿Cómo pudo hacer el Fiscal para estar en todas, casi al mismo tiempo tomando en cuenta que no es el único caso que investiga?. Cuando la Defensoría del Pueblo lea esa carpeta en Espinar verá que lo dicho también consta.

El Ministerio Público no persigue, investiga, suele decir el Dr. Retamozo y desde un razonamiento jurídico - formal, es cierto. Desde esta conclusión los dirigentes no tienen porqué sentirse perseguidos; sin embargo quedan dudas cuando las normas legales no son suficientes para la realización de la función policial que ésta debe complementarse con acciones abusivas como las descritas anteriormente mientras la fiscalía se tapa los ojos. 

Quedan dudas cuando las citaciones policiales para rendir una declaración – dicho sea de paso, sin resolución fiscal - coinciden con fechas importantísimas como la realización de una audiencia, una reunión o conferencia de prensa en Cusco o Lima en la que indefectiblemente deben estar los líderes de la Provincia o cuando su casa hogar está permanentemente vigilada y fotografiada por desconocidos que no tienen la menor consideración por los niños o los adolescentes.

Y quedan dudas cuando todas estas acciones en conjunto vienen de la propia institucionalidad para impedir el ejercicio de derechos políticos. El caso ilustrativo es el de la Fiscal Provincial Celia Jancco Carazas quien dentro de la investigación 055 – 2010 solicitó la prisión preventiva de Néstor Cuti y Horacio Quispe a sabiendas que ellos tienen domicilio y trabajo conocidos, un arraigo profundo e indiscutible y qué duda cabe, un liderazgo provincial. Felizmente este pedido tampoco prosperó porque el Juez que controla la investigación, Daniel Olivera, lo desestimó luego de la audiencia del 07 de marzo en el Juzgado de Espinar. Consta en la carpeta. 

Finalmente, si bien ocurrieron aquellos acontecimientos donde participaron cientos y miles de personas en un contexto de protesta social por el temor de perder las aguas del Apurímac, ¿porqué apuntar directamente a los dirigentes?, ¿con qué criterio se les sindica a priori como autores de tal o cuál delito en un universo de cientos y hasta miles de personas?, ¿será sólo por su condición de dirigentes?. Si todo lo narrado hasta ahora no es una persecución, ¿qué es para el Sr. Fiscal Retamozo?

Son muchos más los casos que pueden contar dirigentes como Silvestre Carlos, Sergio Huamaní, Herber Huamán, entre tantos otros, pero por ahora las historias contadas son suficientes para explicar esa angustiosa sensación de perseguidos que vive entre los líderes espinarenses. 

2. LOS OLVIDADOS

Sería un alivio que la historia concluya con la intimidación de los líderes sociales pero ésta continúa en otro escenario, a sólo dos puertas de la oficina del Dr. Retamozo, donde tiene lugar la investigación de la muerte de Leoncio Fernández y los adolescentes gravemente heridos. Se trata de la carpeta Nº 516 – 2010 que a diferencia de la 520 tiene muy poco que contar. Aquí no hay Seguridad del Estado que le facilite las cosas al Fiscal encargado, Wilbert Caballero Condori quien seguramente no sabe del drama que viven aquellas víctimas, aquellos olvidados en las afueras del Ministerio Público. 

La noche de la balacera, el quince, de acuerdo a la información que dio el Hospital de Espinar, ingresaron al nosocomio un total de dieciocho personas, uno llegó muerto, diez fueron dados de alta y siete se quedaron, de ellos dos fueron referidos de urgencia a Arequipa y uno a Cusco. A continuación, algunas ilustraciones de la estela de dolor dejada por la Policía Nacional del Perú:

Leoncio Fernández Pacheco, fue asesinado en la puerta del teatro municipal de la calle llamada precisamente, Teatro. Su familia exige justicia y castigo para el autor o los autores de su muerte, y una reparación.
Santos Cueva Cáceres, un joven de 23 años, tiene una fractura en la rótula por impacto de bala, su pierna izquierda está inutilizada, se encuentra en Espinar sin dinero para cubrir los gastos de su recuperación. 
Yobanna Llacma Zambrano, una joven de 23 años, la balearon en la puerta de su casa, tiene fracturado el húmero derecho, se encuentra en Espinar, está buscando trabajo para cubrir los gastos de su recuperación. 
Anderson Maccarco Quispe, adolescente de 16 años, fue abaleado en la puerta de una cabina de internet, ahora está en Arequipa y sus padres hacen lo imposible porque vuelva a caminar con normalidad.
Arnold Thurpo Lupo, estudiante de 21 años, tiene fracturados los dos huesos fémur también por herida de bala, está en Arequipa y aún necesita de los fierros para su recuperación, él y su familia viven una verdadera pesadilla.
Miguel suma Pauccara, adolescente de 15 años, fue a travesado por una bala en el abdomen, uno de sus riñones no funciona, está en Arequipa y su estado es de abandono.
Kevin Quispe Alcca, otro adolescente de 16 años, tiene inutilizada la pierna izquierda, está en Arequipa, su situación es la misma.
Michael Huamaní Yauri, joven de 26 años, las balas le a travesaron el torax, al igual que los anteriores casos su estado es de gravedad en Espinar y su familia no tiene el dinero suficiente para atenderlo.
Arturo Hanccoccallo Pacco, otro adolescente de 18 años, tenía 17 cuando los proyectiles le dieron en el cráneo, quedó ciego para siempre y no hay recuperación.
Resumiendo la situación común, hay una frase que se repite en los medios radiales refiriéndose a los ocho heridos y que ilustran descarnadamente el momento que a traviesan: están botados…

El Dr. Caballero no tiene policías que lo ayuden (o que lo dirijan), es más, la investigación es contra la Policía y no obstante su sagacidad, tiene muy pocas herramientas para hacer su trabajo, tiene todo en contra, por ejemplo, los plazos que corren y la dificultad de reconstruir la historia y acopiar las pruebas como exige el nuevo modelo procesal penal.

Era de noche cuando alguien tomó la decisión y cuando alguien dio la orden de disparar. La Policía Nacional del Perú, especialmente la DINOES, no soltará prenda así nomás, fiel a su tradición republicana, no soltará la información sólo porque el Fiscal lo ordene y por lo demás aquí la presión política es en favor de los policías asesinos no de los jóvenes abaleados. 

Así, con el devenir de la historia, el Ministerio Público con sede en Espinar se convierte en el teatro de la paradójica relación entre rapidez y lentitud, eficacia e ineficacia, dolencia e indolencia, violencia y paz, y parece decirle al Perú que el Estado persigue dirigentes, no policías y que al muertito y los heridos es mejor tenerlos olvidados ya que su existencia es muy incómoda para el Gobierno Central.

3. EL PRECIO 

El último día de febrero, luego de doce días de tensa espera, salió por fin la Resolución 197 de la Sala Única de Apelaciones en Cusco dando la razón a Espinar por cuarta vez, se impusieron la razón y la Constitución confirmándose que el proyecto Majes II es un peligro medio ambiental para la Provincia. 

Antes de utilizar las aguas del Apurímac debe existir un estudio científico que convenza a Arequipa y Cusco por igual, si es que Majes es viable, la inversión debe darse dentro de lo técnicamente razonable, con respeto a los derechos humanos, al derecho de los pueblos y al medio ambiente, no con prepotencia como hasta ahora, significándole a la Provincia un costo altísimo e irreparable: Un muerto, 46 perseguidos y 8 olvidados que aquel fatídico día se movilizaron no por revoltosos, sino por defensores del Apurímac.

No hay comentarios:

Publicar un comentario