lunes, 26 de septiembre de 2011

BUSCANDO LA FÓRMULA MÁGICA

El borrador de la sentencia en el caso Majes Siguas II ya está hecho. “Sólo se está buscando el consenso” decían diversas fuentes periodísticas. Lo que no queda claro al respecto es si esta versión se refería al consenso de los siete magistrados del Tribunal Constitucional o al consenso de las fuerzas regionales que están en ascuas, esperando el final.

El Tribunal recibió el día 20 de septiembre - día en el cual se supone se daría a conocer la sentencia - a los Congresistas de Arequipa, el día 22 de septiembre recibió a los Congresistas de Cusco y el próximo miércoles 28 de septiembre recibirá al Presidente Regional de Cusco. Seguramente hará lo propio para recibir al Presidente Regional de Arequipa. 

Es perfectamente comprensible que el Tribunal busque el consenso jurídico entre los suyos pero no tanto así el consenso político de los otros. Recibir a los actores políticos no es típico del Tribunal, porque de acuerdo a la más pura de las teorías del Derecho, hay un principio llamado “in fine” por el cual, el supremo intérprete de la Constitución debe buscar en sus sentencias lo que esté acorde con el texto constitucional sin importarle otros factores como los políticos, los sociales o económicos. ¿Qué hace entonces el Tribunal buscando consensos políticos?

Esta actitud es atípica porque se trata de un ente autónomo e independiente del Estado peruano. A priori podría decirse que no está seguro de lo que escribió y antes de dictar sentencia, prefiere medir el temperamento político y social calculando los efectos que la resolución podría tener en el futuro lo que explicaría su disposición para recibir a las partes de este proceso. Hasta donde pudo averiguar esta tribuna, no lo hizo en ningún otro caso anteriormente y el ex Presidente del Tribunal Constitucional Alva Orlandini, no lo aprobaría.

Uno está acostumbrado a ver a magistrados típicamente sentenciadores sin más perspectiva que la Ley pero no es malo tener a magistrados que además de la Ley busquen otras fuentes como las decisiones políticas por ejemplo, para terminar sus resoluciones de modo que sean eficaces en el futuro. Como indica Juan Carlos Ruiz, Abogado constitucionalista del IDL, “en tanto no se cuestione la transparencia no hay problema, aunque el tema de la independencia puede ponerse en duda, el hecho de que el Tribunal muestre una actitud de imparcialidad y amplitud puede ser bienvenido.” 

Ya en el terreno de los consensos políticos, más terrenal menos principista, lo cierto es que el Tribunal está midiéndole el pulso a los actores, escuchándolos atenta y respetuosamente, buscando las palabras claves, el justo medio, tal vez la fórmula mágica para terminar su sentencia contentando a arequipeños, cusqueños y espinarenses. Algo casi imposible de lograr dado que hasta ahora Guillén y Acurio no llegaron a ningún acuerdo político y Espinar muestra una posición férrea en defensa de su Río.

“La espera desespera” dice un dicho y es precisamente lo que ha generando la actitud del Tribunal en Espinar cuyo Alcalde y dirigentes exponen el sábado 24, el caso Majes Siguas II ante el Dr. Santiago Cantón, Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que presenta en Sicuani el informe: “los Derechos de los Pueblos Indígenas Sobre su Territorio y Recursos Naturales”. Espinar aprovechará este evento para preparar el terreno internacional. 

Por lo demás, dentro de la coyuntura, Majes Siguas II no es un caso más, es “el caso” porque tanto el Tribual como Ollanta podrán mostrarse al Perú como los sagaces juristas y políticos que lograron solucionar un conflicto social en el Sur o, contrariamente, como los continuadores de un régimen torpe que dejó más de doscientos conflictos sociales sin resolver.

Las cartas están sobre la mesa, lo que se sabe es que el Tribunal está recibiendo la visita de tiros y troyanos, lo lamentable sería que más adelante el Perú llegue a saber que estuvo recibiendo también la vista de los “lobbies” antes de la sentencia, recuérdese que los Rodríguez Banda y los Gloria, intereses inmensos en el Sur peruano, también están jugando su partido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario