martes, 6 de septiembre de 2011

AJOYANI Y ANTAUTA EXIGEN UN CONVENIO MARCO

Sergio Sullca. 06/09/11
Ajoyani es un distrito de la Provincia de Carabaya y Antauta es un distrito de la provincia de Melgar, de la Región Puno. Se encuentran en el altiplano, al norte del Titicaca, a dos horas de Juliaca pasando por Azángaro. Ambos distritos tienen una historia común porque en su frontera opera la minera San Rafael desde hace 50 años, hoy Minsur y porque se ubican a las orillas del Río Crucero que desemboca en el Río Ramis  cuyas aguas llegan al Titicaca.
El día 4 de septiembre organizaron el fórum TERRITORIO Y MINERÍA RESPONSABLE  que se llevó a cabo en el auditorio del municipio de Ajoyani con el propósito de acopiar información para suscribir un Convenio Marco con Minsur que extrae estaño del sub suelo y  tener así, además de la normativa ya existente, un instrumento inmediato y legítimo para exigirle a la empresa que cumpla con su responsabilidad social y ambiental. Para ello tenían tres precedentes:
Uno, el Convenio Marco de Espinar. Días antes el Alcalde de Ajoyani, Pedro Cutipa junto con una delegación, estuvieron en el Congreso de Reformulación de este Convenio en la provincia cusqueña, recogiendo ideas para plantear una nueva relación con la empresa.
Dos, la reciente asonada en Puno liderada por Walter Aduviri, quien, según decían los asistentes, no tenía tanta influencia en la zona norte quechua como en el sur aymara; sin embargo ahí estaba como todo un referente cuyas opiniones son transcritas por la prensa regional y nacional. Su posición del “no rotundo a la minería”  aunque no era compartida en estos dos distritos, era una posición a tomar en cuenta.
Y tres, el rescate del Río Crucero. El visitante puede apreciar conmovido que las aguas de este Río ya no cargan ese lodo contaminante y feo que descendían desde La Rinconada. Como explica el abogado puneño César Arias, recientemente el Estado peruano había decidido intervenir con la fuerza pública como lo hizo con los informales en Madre de Dios. La amenaza había sido suficiente  para que los depredadores de Ananea  se retiren por lo sano. Por esta razón las aguas del Crucero habían empezado a reverberar el sol otra vez, a ser agua viva luego de que el Municipio de Ajoyani hiciera un trabajo de descolmatación en el Río.
Así, entre el precedente de  Espinar, la fuerte presencia de Aduviri en el sur de Puno, la recuperación del Río Crucero, se inicia con este fórum, una nueva etapa para resolver la problemática minera en su territorio, dentro de un contexto nacional interesante porque el Presidente de la República acaba de promulgar la Ley de Consulta Previa y el Ministro Lerner anunció hace unos días que el empresariado minero pagará 3 mil millones de nuevos soles al fisco peruano.
No todas las empresas mineras son iguales ni se encuentran en una misma etapa de evolución, tienen sus particularidades y se encuentran en distintos momentos de la historia de los pueblos donde operan. Aquí se narra también una historia de conflicto reciente a lo largo del 2011, entre los dos distritos y Minsur, que no se visibilizó por las movilizaciones sociales de Puno pero que abrió paso a este proceso.
El diálogo ya estaba en marcha cuando se decidió este evento, es más, Minsur ya había aceptado firmar un Convenio Marco  por lo cual ambos distritos estaban en la búsqueda de contenidos. Para el caso, Espinar era un modelo a estudiar al igual que el de Cerro Verde en Arequipa tomando en cuenta la sugerencia de Roberto Acurio, Decano del colegio de Economistas de Cusco – presente en el evento - quien había lanzado la idea de que ambos municipios pudieran ser accionistas de la empresa y no conformarse con porcentajes anuales.  Se presentaban así, varias posibilidades a explorar que seguramente alimentarán las próximas decisiones de Ajoyani y Antauta.
¿Cómo les irá?, ¿cuáles serán sus marchas y contramarchas?, de momento, no estuvo presente el Alcalde de Antauta  lo cual no es bueno para el inicio, ¿qué pesará más en sus decisiones, las utilidades o el medio ambiente?
Con las respuestas a estas preguntas, las lecciones y experiencias que este proceso dé en los próximos meses, Puno puede tener un modelo alternativo a la propuesta radical de Aduviri, un referente que le ayude a procesar otras soluciones a la problemática minera en esta Región que - conforme a los acontecimientos - es más álgida que en Cusco. Será productivo estar atentos a los próximos acontecimientos del norte puneño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario